Inicio  |  Mapa del sitio  |  Contacto

WWW   CONAMPROS

www.conampros.gob.mx

 

 

Principal
Arriba

 

 

 

 

 


Siguiente

VALORES SINDICALES

Introducción

El Hombre es Persona

El Hombre es Persona Social

¿Qué es un Valor?

Importancia de los Valores

Tipos de Valores

 

INTRODUCCIÓN

 

Los valores son razones del corazón que la razón no entiende

 Pascal

 

Uno de los temas filosóficos frecuentemente desarrollados en la segunda mitad del siglo XX ha sido el de los valores.

En los años recientes se ha prestado mucha atención, justificadamente, al tema de los valores, particularmente en los foros públicos. La palabra misma y sus derivados, como valiosos, sugieren algo sumamente importante e interesante. Estas expresiones nos atraen casi por instinto: parecen comunicar algo fundamental, algo que yace en la raíz de nuestra experiencia.

Pero a pesar del atractivo de la palabra, es difícil explicar exactamente qué entendemos por “valores”. Aunque a primera vista el concepto parece el mismo en los ámbitos de la economía y el de la experiencia humana, un análisis más atento revela diferencias sustanciales, que son decisivas para comprender los valores en la esfera humana.

El tema de los valores nos ayuda a tener una visión más amplia de lo que sucede a diario con el comportamiento de algunas personas y su relación con los demás.

Durante las últimas décadas, el hombre ha levantado ciudades de dimensiones espeluznantes, ha viajado a otros planetas, ha llevado a cabo las más sorprendentes investigaciones científicas, ha sabido implantar las más modernas tecnologías. La sociedad actual ha fomentado estilos de vida que destacan los aspectos racionales de la persona y refuerzan el valor social del trabajo, pero en ese afán, se ha descuidado la comprensión de las fibras emocionales básicas del ser humano, tales como el amor y el odio, el placer y el sufrimiento, lo cual ocasiona serios obstáculos en la integración de las relaciones humanas. Los valores humanos se están transformando en el mundo. Hoy predominan contravalores como la corrupción, placer y el individualismo entre otros, que están contaminando el espíritu de la convivencia y la superación humana.

Actualmente el hombre experimenta un deseo ferviente de redescubrir su verdadera dimensión. Después de mucho tiempo de invasión de la máquina y de la tecnología, cansado de tanto mercantilismo, el ser humano se ha vuelto sobre si mismo para trascender.

La familia y la escuela son las bases más importantes del hombre ya que en ellas se trasmite la enseñanza de los valores.

Hablar de valores no sólo basta enumerar y describir, hay que hablar de transmisión, de su educación. “Para educar hay que tener una meta “y nuestro propósito precisamente es que la persona transmita sus valores.

Por lo anterior, se vuelve urgente que los seres humanos mantengamos un estricto control sobre nuestras actitudes y busquemos asiduamente ser protagonistas de actitudes siempre positivas.

“LÍDERES DEL SIGLO XXI AL SERVICIO DEL HOMBRE”

 

 

EL HOMBRE ES PERSONA

 

No trates de convertirte en un hombre de éxito, procura ser un hombre de valores

 Albert Einstein

 

La palabra castellana "persona" viene del adjetivo latino personus, que significa resonante; personare equivale a "sonar fuerte", hacerse oír.

Hablar del hombre como persona, es necesariamente hablar de la dignidad de la persona humana; de aquello que la distingue y la hace única en todo el universo creado.

A su vez, el hombre es la única criatura capaz de comunicar, de comunicarse con otras criaturas iguales a él. Muchos otros animales son capaces de informar a sus semejantes (abejas, hormigas, delfines, etc.) Pero el resultado de esa información es una reacción instintiva, nunca una reflexión.

En el hombre existe en forma natural, un deseo de permanencia, de continuidad, de comunicación “con los que siguen”, y así, el hombre por medio de la comunicación con los otros que existen fuera de él, crea cultura, manifiesta su necesidad de trascender.

A partir del conocimiento que tiene el hombre de sí mismo y del universo, es decir a partir de las ciencias humanas se puede válidamente establecer que el hombre es el único ser de la creación por nosotros conocida, que es capaz de reflexionar.

El hombre no nada más sabe, (cosa que ocurre en muchos otros seres) si no que sabe que sabe. El hombre es por lo tanto un ser inteligente. De él podemos decir que es “sustancia individual de naturaleza racional”. En el ser humano se hayan dos capacidades, ausentes en el resto de los animales: la inteligencia y la voluntad. Gracias a éstas dos capacidades en el conocer y en el querer (conocer profundo y querer libre), la persona goza de dominio sobre otras potencias al que el animal, genéricamente considerado, se encuentra sometido. Puede decirse del hombre lo que no puede ser afirmado de los demás animales con los que comparte el género: El hombre es dueño de sí.

 

 

EL HOMBRE ES PERSONA SOCIAL

 

El ser humano es responsable de lo que hace, de lo que ama y de lo que sufre

 Víktor Frankl

 

La persona humana, por su misma naturaleza, tiene absoluta necesidad de la vida social, el hombre no puede bastarse a sí mismo para alcanzar su desarrollo completo, sino que necesita para ello de los demás y de la sociedad.

Biológicamente el hombre nace como uno de los animales más indigentes: es totalmente incapaz de sobrevivir por sí mismo, una vez nacido, le es indispensable venir al mundo en sociedad, la más elemental, la familia. La tendencia del hombre a comunicar, a desarrollar cultura es una exigencia propia de la naturaleza del hombre y es por lo tanto base natural de la sociabilidad.

Esta sociabilidad humana es el fundamento de toda forma de sociedad y de las exigencias éticas inscritas en ella.

Este principio de interdependencia persona sociedad, vinculado esencialmente al de la dignidad de la persona humana, se refiere al complejo entramado de la vida social del hombre que se regula según leyes propias y adecuadas.

Las leyes propias de la relación persona - sociedad, sociedad - persona y sociedad – sociedad, deben estar basadas en los principios permanentes que se derivan de la dignidad de la persona (valores).

Aun cuando el tema de los valores es considerado relativamente reciente, en filosofía, los valores están presentes desde los inicios de la humanidad. Para el ser humano siempre han existido cosas valiosas: el bien, la verdad, la belleza, la felicidad, la virtud.

Sin embargo, el criterio para darles valor ha variado a través de los tiempos.

Los valores son motivo de cambios y transformaciones a lo largo de la historia. Surgen con un especial significado y cambian en relación a las distintas épocas de la sociedad.

Los valores son considerados referentes, pautas o abstracciones que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dan determinada orientación a la conducta y a la vida de cada individuo y de cada grupo social.

No basta descubrir los valores, es necesario cuidarlos y educarlos pues las personas se desarrollan para mejorar continuamente no como un anexo a nuestra forma de ser, sino como parte de nuestro actuar cotidiano y para llegar a este punto hace falta tener ilusiones. Una ilusión por mejorar personalmente; para mejorar la sociedad en que vivimos, sirviendo a los demás procurando su bienestar con nuestro actuar hacemos a otros vivir los valores. Concientes de que el desarrollo personal no termina, pues los valores dan criterio y forman buenos hábitos.

 

¿QUÉ ES UN VALOR?

Un valor es lo que consideramos valioso, importante, estimable y necesario. Es algo que nos hace sentir bien y nos eleva el espíritu. Es aquello que con las experiencias se va armando, cuidando y se lucha por conseguirlo y conservarlo.

Un valor es algo que perfecciona al que lo posee, es algo valioso que lo enriquece y que se está orgulloso de tener”.

Hay valores que nos hacen ser mejores y otros que nos hacen ser “mucho mejores” si lo que busco en la vida es llegar a ser una persona de éxito, preparada, ordenada, agradable, simpática, con autoridad, etc., lo que busco es algo valioso y me va a beneficiar. Pero hay otros valores que me perfeccionan en lo profundo, que me hacen crecer como persona, que me dan más calidad humana y que dependen solamente de que yo los quiera hacer míos y ponga esfuerzo en lograrlo por ejemplo: La justicia, la honestidad, la valentía, la sinceridad, la modestia, el dominio de mí mismo, etc.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS VALORES

La importancia de los valores nos permiten definir con claridad los objetivos de la vida, nos ayudan a aceptarnos tal y como somos y a estimarnos, al tiempo que nos hacen comprender y estimar a los demás. Los valores nos ayudan a conducir nuestra vida hacia la felicidad, la trascendencia y descubrir la razón de vivir.

 

TIPOS DE VALORES

Todos poseemos valores que influyen en nuestra conducta, aun en la gente más liberal.

Cuando la conducta de una persona parece estar fuera de lo normal, más que evidenciar que carece de valores muestra que sus valores están en crisis. Veamos cada uno de ellos para que conozcas sus características y eso te ayude a establecer tu propia jerarquía (escala de valores) a continuación te describiremos los tipos de valores:

Valores económicos: Estos valores son los que satisfacen tus necesidades fisiológicas (casa, comida, vestido, cosas materiales); su fin es alcanzar la riqueza y la comodidad.

Son valores muchas veces necesarios, pero si les das demasiada importancia en tu vida, existe el riesgo de que te detengas sólo en lo material y pierdas de vista el verdadero sentido de tu vida. Nunca debes olvidar que la felicidad no la encontrarás al tener más, sino al ser más.

Valores físicos: Satisfacen tu necesidad de seguridad. Son todos aquellos que buscan la salud y la perfección de tu cuerpo y que te llevan al bienestar físico, hay personas que le dan tanta importancia al cuidado de su cuerpo que se olvidan del alma y de la verdadera trascendencia de su vida.

Valores sociales: Como su nombre lo indica, estos valores son los que satisfacen tus necesidades sociales, de ser conocido, reconocido, respetado y apreciado por los demás. Buscan alcanzar el poder, la fama y el prestigio ante los que te rodean.

Valores afectivos: Son los que satisfacen tus necesidades de amar y sentirte amado. Buscan el afecto y el placer. Entre ellos está el compañerismo, la solidaridad, la amistad y el amor en todas sus formas humanas. Dentro de éstos valores, encontramos los valores familiares. La familia es un valor, porque dentro de ella recibes la vida, aprendes a amar y a ser amado, a comprender y ser comprendido, a ayudar y ser ayudado, a ser libre y fiel, y es donde vas formando tu propia personalidad.

Valores intelectuales: Te dan claridad y profundidad de pensamiento, y te permiten una búsqueda sincera de la verdad. Esos valores te perfeccionan en cuanto a ser dotado de razón y te encaminan a la sabiduría. Entre estos tenemos el valor del estudio, la investigación, el análisis de problemas, y los llamados valores psicológicos, que son todos aquellos que buscan la salud de tu mente. Así como es importante cuidar nuestro cuerpo de los microbios, también es importante cuidar nuestra mente de las ideas infecciosas que rondan por el mundo, para mantener una higiene mental.

Valores estéticos o artísticos: Te ayudan a captar la belleza o a producirla por medio de obras de arte. Te llevan al gozo de la armonía a través del arte: la música, baile, pintura, escultura, etc.

Valores morales: Tienen que ver directamente con la bondad o la maldad de los actos humanos, tienen una relación directa con las virtudes, que no son actos aislados, sino una disposición habitual y permanente de hacer el bien. Son hábitos buenos, actitudes de vida, que te llevan a actuar siempre buscando el bien, en cualquier lugar y circunstancia. Dentro de éstos valores, está el de la voluntad, que te permite alcanzar fuerza y solidez de carácter, dominio de tus pasiones e instintos, constancia en tus determinaciones y propósitos, energía en tus decisiones.

Valores religiosos: Estos te llevan directamente a tu fin último. Son los que permiten tu relación personal con la fe que es fundamento de todos los demás valores. Este tipo de valores intervienen en toda persona, que al alcanzarlos empieza a actuar dirigida por la fe.

Los valores sirven de apoyo para guiar nuestro comportamiento, cuando tenemos claro cuáles son nuestros valores creemos en ellos, por que realmente los entendemos y actuamos de acuerdo a los mismos.

Los valores en la sociedad se han ido esfumando, es una realidad que estamos viviendo; su origen está en acostumbrarse a seguir los dictados de la conciencia en busca del bien y en la aversión al mal. Para lo cual el ser humano por su dignidad de persona, logra con esfuerzo irse liberando de la cautividad de las pasiones, así podrá irse habituando a vivir con respeto a las personas, a sus bienes, a sus derechos y deberes de justicia social, legal, distributiva y conmutativa. Sobre todo, a la justicia superior que es el amor a los demás.

Volver al inicio de la página

 

Siguiente

 Principal ] Arriba ]

Envíe un mensaje a informatica@conampros.gob.mx con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2005 Comité Nacional Mixto de Protección al Salario
Última modificación: 20 de June de 2012