Inicio  |  Mapa del sitio  |  Contacto

WWW   CONAMPROS

www.conampros.gob.mx

 

 

Principal
Arriba

 

 

 

 

 


Atrás

EL VALOR DE LOS VALORES

Libertad

Justicia

Fraternidad

Honradez

Solidaridad

Subsidiaridad

Humildad

Eficacia

Bien Común

A continuación analicemos las dimensiones sociales e individuales que permitan tomar acción para un entendimiento más claro acerca de los Valores Humanos, que ayudan a optimizar las relaciones humanas para el logro de una mejor vida social dentro del respeto mutuo entre las personas, instituciones y empresas, como integrantes de una sociedad.

En la actualidad se han dejado un poco atrás los conceptos de la moral y los valores que la rodean pero los valores son a priori (conocimientos anteriores a la experiencia) y absolutos, es decir, no sólo son algo por descubrir, sino que tienen una validez universal. Si una persona no acepta un valor, se debe en todo caso, a una ceguera axiológica pero no a la invalidez o inexistencia del valor.

Ahora prevalece la necesidad apremiante de familiarizar al ser humano con los valores universales y darles un uso pragmático. Educar nuestra mente y aprovechar las oportunidades que nos presenta la vida, es algo que no hay que echar por la borda. Todos, en algún momento de la vida, tenemos propósitos y metas, y hacemos lo imposible para lograr lo que ansiamos. Por ello, uno de los propósitos, es exponer una perspectiva sobre los valores que todo ser humano posee para llegar al punto exacto y conciso de las vivencias y sentimientos propios.

En la esfera de los valores humanos se requiere también un equilibrio y que cada uno de los valores, tomado individualmente, sea «saludable». Así como ciertos alimentos son esenciales y otros sólo sirven para adornar algún platillo, así también los valores tienen una jerarquía, según favorezcan más o menos nuestro desarrollo humano; también pueden ordenarse y clasificarse de acuerdo con los beneficios que nos proporcionan. Algunos son esenciales; otros son más alrededor de la persona. por lo tanto analizaremos los siguientes valores.

 

 

LIBERTAD

 

La libertad es fruto del orden. Y la libertad no se encuentra al comienzo; sino al final

 Pierre Gaxotte

 

La libertad es un regalo precioso que ofrece una experiencia de liberación y la sensación de que no hay límites, Los conceptos de libertad y de liberación han fascinado a los seres humanos. Una de las mayores aspiraciones en el mundo de hoy en día es ser libre. Las personas desean la libertad de llevar una vida llena de propósitos, de poder elegir libremente un estilo de vida en el que ellos y sus hijos puedan crecer de forma saludable y prosperar con el trabajo de sus manos, mentes y corazones. Quieren hacer lo que les plazca, ir donde les apetezca y disfrutar de los derechos y privilegios sociales, políticos y económicos. En resumen, ¡quieren tener la libertad de elegir, arriesgarse y triunfar!

La verdadera libertad

La plena libertad sólo funciona cuando hay un equilibrio entre los derechos y las responsabilidades, así como entre las elecciones y la conciencia. No se puede experimentar la libertad, ni individual, ni colectivamente si la atención y el esfuerzo sólo se dirigen a los derechos y a las elecciones. Cuando los derechos y las elecciones son malentendidas y se mal utilizan, se contraen deudas mentales, físicas, espirituales, sociales, económicas y políticas, etc.

Liberación de ataduras

La libertad fundamental es la liberación de las ataduras creadas por actuar en la conciencia del cuerpo, en base a los apegos hacia uno mismo y sus sentidos, hacia los demás y hacia las posesiones mundanas. La liberación es separarse de tales apegos. Esto no significa que uno no debe amar o ser amado sino que, al volverse más independiente internamente, la conducta hacia el exterior reflejará menos dependencia y una naturaleza más amorosa.

La transformación del ser es el comienzo para el proceso de la transformación del mundo. El mundo no estará libre de guerras e injusticias hasta que los individuos sean libres. El poder más eficaz para poner fin a las guerras internas y externas y liberar a las almas es la conciencia humana. Todo acto de libertad, cuando está alineado con la conciencia humana, es liberador, fortalece y ennoblece.

Salvaguardar la libertad.

Para salvaguardar la libertad, las personas no deben justificarse.

Una de las funciones principales de un gobierno, de una institución o de cualquier sistema que tenga la responsabilidad de servir, es salvaguardar, promover y garantizar libertad a tres niveles:

1) Individual, que incluye una variada gama de dimensiones físicas y mentales desde impedir la tortura, el dolor o el sufrimiento hasta fomentar el desarrollo y expresión de la persona.

2) Entre grupos, sociedades o países, se demuestra afirmando los derechos humanos mediante la justicia y la igualdad.

3) En la naturaleza, lo que significa un respeto total por las leyes naturales, firmes y constantes; la libertad a este nivel asegura el derecho de la naturaleza a una vida sin contaminación.

El valor del libre albedrío humano no es el valor de lo más radical en el ser específico del hombre, ni tampoco el más alto de los valores que a este le es posible, sino el más alto de los valores que el hombre tiene como virtud de su innata realidad.

 

 

JUSTICIA

 

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia

 Biblia

 

No basta con proclamar la justicia, sino hay que tener un gran deseo de que ella prime en la relación entre los hombres.

El “hambre y sed” representan dos necesidades primordiales del hombre por la cuales se nos invita a pensar que la justicia debe ser para nosotros una necesidad profunda y vital.

El hombre específicamente justo, es el que se preocupa por el otro y tiene voluntad de dar a cada uno lo suyo y de no dañar a ninguno. El hombre justo es el que trata bien a los demás, contribuye a su dignidad respetando sus derechos.

Dos son los escenarios propios de la justicia.

Justicia Conmutativa.

En las relaciones entre las personas la regla de la justicia es una igualdad casi aritmética: lo que quieras para ti, quiérelo para los demás; es decir, respeta los derechos del otro como quieres que se respeten tus derechos.

Justicia Distributiva.

En las relaciones de la persona con la sociedad, la justicia es proporcional: Que cada persona y cada familia reciba de la sociedad las cargas y los beneficios en función de sus necesidades, de sus capacidades, de su contribución al bien común, de la importancia del papel que desempeñe.

La justicia muestra que los derechos y deberes son correlativos; pero el primer paso es que cada uno asuma sus deberes con respecto a los demás

Es bueno entonces partir del conocimiento de nuestros propios derechos y nuestros deberes como seres humanos.

 

 

FRATERNIDAD

 

Soñé que ardía en lo más profundo de nuestros corazones ese deseo de ser amigos, en el mejor y más genuino sentido de la expresión. Que esto nos llevaría indefectiblemente a desarrollar, consolidar y perfeccionar paulatinamente esta fraternidad, la cual duraría lo que dure la amistad

 Juan Pablo II

 

El hombre por naturaleza es gregario, no puede vivir solo y tiene la imperiosa necesidad no sólo de mezclarse sino de compartir con otros que son los que lo ayudan a superarse y a ser, y por ello aprende a ser fraternal y sociable, y como lo afirmara el novelista ruso Fedor Dostoievski: "La fraternidad no puede crearse, se crea ella misma, es una cosa innata, es algo natural."

La fraternidad es en si la esencia del ser humano que tiene que hermanar con su familia, con la comunidad en donde vive, visita o transita temporalmente. Por ello afirmó Víctor Hugo: "La fraternidad antes que ser pensamiento del pueblo, era pensamiento de Dios." Y el hombre ha sido creado para la ayuda mutua, y no puede o no debe desertar de ese compromiso humano y eminentemente social y espiritual.

La humanidad en mucho está huérfana de fraternidad y solidaridad, por eso sucumbe en medio del hambre, la pobreza y un holocausto espantoso. Y es no sólo una obligación sino un gran deber de los padres enseñar a sus hijos a ser fraternales, solidarios y sobre todo gente de bien y honrada que viene a ser lo mismo, porque éstas dos grandes cualidades humanas y sociales son un gran deber de todos los ciudadanos. Y es la manera de contrarrestar tanta injusticia social reinante y simpatizar por la paz, la convivencia y el mejoramiento del linaje humano.

La convivencia social es una gran virtud de amistad y por excelencia equivale a la fraternidad, que puede extenderse infinitamente en donde quiera que se encuentre un ser humano que se halle abrazado por la soledad o la necesidad, porque la fraternidad en el sentido más elevado, es el más bello ideal humano. ¡Sí!, la fraternidad debe ser, el pan espiritual diario de la humanidad. Y en la Biblia leemos: "Hermano ayudado por hermano es como ciudad fuerte, y las querellas son como cerrojos de un palacio."

“Todos le debemos algo a la fraternidad y la fraternidad nos está debiendo algo a nosotros.”

 

 

HONRADEZ

 

La honradez es la habilidad de realizar un trabajo sea supervisado o no

Popular

 

Honradez significa armonizar las palabras con los hechos. Entonces podemos decir que una persona honrada es aquella que tiene identidad y coherencia, con motivos para estar muy orgullosa de ella misma.

El honrado es grato y estimado incluso si es derrotado. El injusto es asqueroso e ingrato incluso si es victorioso.

La honradez es hermosa en su carácter y quien es justo es bondadoso y amable. Incluso si la honradez cae en el lodo, es pura y correcta. Si el injusto es lavado con almizcle, seguirá impuro y repugnante.

Un individuo honrado no se apropia jamás de las cosas que no le pertenecen, aunque las necesite. Tampoco abusa de la confianza que otros depositan en el. En los asuntos de dinero, siempre entrega las cuentas claras. Si no puede pagar sus deudas, no se esconde de sus acreedores sino que trata de llegar a un acuerdo con ellos. Cumple puntual y cabalmente con sus compromisos, pero si no lo puede hacer, explica los motivos que lo obligan a fallar. Habla con la verdad, incluso cuando se trata de cuestiones delicadas o vergonzosas. Sabe admitir y enfrentar sus errores; y ofrece disculpas cuando ofende o causa algún daño a los demás.

 

 

LA SOLIDARIDAD

 

Compañero usted sabe, que puede contar conmigo, no hasta dos o hasta diez, sino contar conmigo

 Mario Benedetti

 

El tema de la solidaridad es un tópico muy manoseado, hoy en día se habla de solidaridad en todos lados y sin embargo pocos la entienden, parece que hoy las personas deciden al estilo de los filósofos empiristas, es decir no a partir de lo que las cosas son, más bien partiendo de lo que creen que son las cosas. No podemos referirnos a las cosas exclusivamente por la experiencia directa.

La palabra solidaridad es un término equívoco. Algunos piensan que la solidaridad se identifica plenamente con la limosna y se relaciona con un proceso de propaganda partidista. Otros imaginan que la solidaridad es sólo parte del programa de un gobierno, aunque la solidaridad por excelencia debería de formar parte de cualquier programa de gobierno.

ETIMOLOGÍA DE LA SOLIDARIDAD:

La solidaridad proviene del latín sólidun que quiere decir sólido, fuerte, compacto.

Es por ello que la solidaridad se desarrolla entre los que se consideran iguales, no entre los distintos. La solidaridad entre los desiguales seria una grave injusticia.

ELEMENTOS DE LA SOLIDARIDAD:

Una característica fundamental de la solidaridad es la desigualdad humana. Los hombres son iguales debido a una serie de características esenciales compartidas. Sin embargo, por ser personas los hombres son distintos. Lo verdaderamente asombroso es que cada persona aporta al bien común según sus potencialidades, es decir, las necesidades insatisfechas de uno, son superadas gracias a las virtudes de otros.

No existe posibilidad de solidaridad si no se encuentra en torno a un fin común, completo y objetivo. No podemos concebir, por ejemplo: Un equipo de fut-bol en donde los delanteros no quieran anotar goles. Los hombres vinculados a una tarea, deben aportar, en la medida de sus posibilidades, lo necesario para el bien común.

Para el desarrollo de una nación solidaria, es necesaria la existencia de familias solidarias.

La solidaridad exige una enorme coherencia y generosidad, es absurdo hablar de programas de solidaridad en donde unos pocos colaboran y la gran mayoría permanece estática, es inconcebible, igualmente una sociedad en la que los hombres no puedan acceder a mejores condiciones de vida.

No olvidemos que el principal elemento de cohesión en una sociedad solidaria es la cultura fundada no sólo en conocimientos, sino fundamentalmente en valores y principios.

CARACTERÍSTICAS:

• La solidaridad debe encontrarse en torno a un bien común, concreto y objetivo.

• La solidaridad exige una enorme coherencia y generosidad.

• La solidaridad encuentra campo fértil en una sociedad basada no sólo en conocimientos, sino en valores y virtudes.

¿Qué facilita la vivencia de la solidaridad?.

• La propia naturaleza humana, ya que la fraternidad es una tendencia natural.

• Un ambiente cordial, tranquilo y donde prevalezca el respeto, en donde se promueve el diálogo acerca de los puntos de vista de los demás.

• Promoverla en el trabajo, a través de pequeños servicios y fomentando la preocupación por las necesidades de los otros encaminada al bienestar de todos.

• Promoviendo en el trabajo a través del amor a la persona tal como es.

• Aprender a corregir con comprensión a los demás.

• Reconociendo que cada uno tiene algo invaluable que dar a los demás.

• Aprender a compartir en vez de competir.

• Aprender a vivir en el amor al prójimo.

Podemos afirmar que la solidaridad es el esfuerzo común de un grupo de personas para lograr un objetivo concreto y cuantificable.

¿Qué se necesita para vivir en solidaridad?

Ser caritativo

¿Qué significa ser caritativo?

Dar un poco de tu ser. Dar lo que te duele no lo que te sobra.

¿Cómo se vive el que todos somos iguales?

Comprender - Comprensión. En el amor a la justicia social

 

 

SUBSIDIARIDAD

 

Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano

 Benjamín Franklin

 

El principio de subsidiaridad es aquel que rige la relación entre menores y mayores, porque el menor debe hacer lo más posible y el mayor ayudarle sólo en lo necesario. En otras palabras que el mayor no haga lo que el menor pueda hacer bien.

El principio de subsidiaridad implica:

1. El derecho de los entes individuales o colectivos menores a ser respetados por los mayores para poder alcanzar su plenitud.

2. La obligación de los menores de hacer lo más posible por alcanzar esa plenitud.

3. El derecho de los entes individuales o colectivos mayores debe liberarse de actividades, que sean propias o posibles a los menores para dedicarse a otras más elevadas, complejas o fructíferas.

4. Y la obligación de respetar a los menores y de ayudarlos en lo necesario y sólo en lo necesario, para que alcancen su plenitud.

Hay una subsidiaridad amplia que consiste por parte del mayor en orientar, promover, facilitar, apoyar, estimular y capacitar al menor para que haga lo más posible.

Hay una subsidiaridad simple que consiste en permitir, tolerar o respetar la acción del menor.

Subsidiaridad es un concepto práctico y aterrizado, hace que los demás principios, dignidad humana, libertad, justicia, bien común, solidaridad y amor al semejante, no se queden en lo abstracto.

 

 

HUMILDAD

 

La arrogancia hace enemigos; la humildad hace amigos

 Popular

 

La persona humilde hará el esfuerzo de escuchar y aceptar a los demás. Cuanto más acepte a los demás, más se le tendrá en gran estima y más se le escuchará. El inicio de la grandeza es la humildad. La humildad permite al individuo volverse confiable, adaptable, flexible. Sin humildad no puede haber beneficio para el mundo. Sólo cuando se es humilde se puede poner uno mismo al servicio de los demás. (Esto no quiere decir que se esté por debajo de los demás, sino listo para ayudar a la gente).

La humildad aflora en la actitud, en el punto de vista, en las palabras, en los contactos y relaciones. Una persona humilde es capaz de crear un ambiente atractivo, cordial y agradable.

Humildad es inculcar principios naturales en la conducta personal, en las relaciones y en el desarrollo humano en sí. Sin humildad no podemos crear sociedades civiles ni servir al mundo con buena voluntad.

La persona reconoce sus propias insuficiencias, sus cualidades y capacidades y las aprovecha para obrar el bien sin llamar la atención ni requerir el aplauso ajeno".

Frente a la humildad no sólo existe el vicio de la soberbia sino también el vicio que supone la desordenada abdicación del propio honor y fama.

Al enfrentarnos con la realidad, veremos en nosotros mismos cosas que no nos gustan, capacidades que no aprovechamos o cualidades que no estamos desarrollando.

Si somos realistas, para conocer nuestra humildad, aprovecharemos todo lo que poseemos para obrar el bien.

 

 

EFICACIA

 

Todo lo que viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas

 Biblia eclesiastés 9:10

 

El valor de la eficacia se basa en que la persona eficiente busca siempre la máxima calidad y la mayor efectividad en todas las tareas ejecutadas.

La persona eficiente no deja que la pereza la domine, ni la mediocridad la tiente; su satisfacción radica en alcanzar sus propósitos y no descansa hasta lograrlos. Siempre está dispuesta a dar un poco más de lo requerido para garantizar un logro.

Una persona eficiente no se conforma jamás con soluciones a medias ni con remedios momentáneos; prefiere las soluciones en grande y los remedios definitivos. Sabe muy bien que las soluciones y los problemas pequeños deben erradicarse antes que crezcan.

La persona eficiente no conoce las disculpas y no olvida nunca que las grandes metas jamás han sido fáciles; que los caminos con espinas conducen a lugares de privilegio y que las dificultades son para vencer.

 

 

EL BIEN COMÚN

 

No viváis aislados, cerrados en vosotros mismos, como si estuvieseis ya justificados sino reuníos para buscar juntos lo que constituye el interés común

Bernabé, ep. 4,10

 

¿Qué es bien?

Bien: La realidad que pose un valor positivo y por ello es estimable.

Hay tres diferentes tipos desde el más perfecto hasta el más imperfecto.

Bien útil: prosperidad económica, seguridad política y la organización social.

Bien deleitable: La paz, el ocio creativo y la sana diversión.

Bien honesto: las virtudes intelectuales y morales.

¿Qué es común?

Toda la gente de cualquier ciudad, villa o lugar, comunidad, generalidad de personas.

Bien común

El bien común: El conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más fácilmente su propia perfección. Que cada persona pueda desarrollarse plenamente en todos los ámbitos de su vida, familiar, económica, social, laboral, recreativa, política, cívica, religiosa, etc. Es el resultado de equilibrar los derechos y responsabilidades básicas de cada persona de manera que podamos encontrar una forma de vivir juntos en interdependencia, armonía y paz.

Se ha de comprender en su totalidad, como un conjunto de metas plausibles, por las que los miembros de una comunidad se comprometen juntos, a la realización y sostén de la misma.

La virtud que dispone a la gente a proteger y promover el bien común es la solidaridad. No se trata de un sentimiento “superficial por los males de tantas personas”, sino de “una determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, porque todos somos verdaderamente responsables de todos”. Por el contrario lo que beneficia a un solo hombre, o a un grupo o conjunto de hombres que no son todos los que en la sociedad se integran, es meramente un bien particular.

El bien común es aquello que perfecciona al hombre en lo más esencial del mismo.

El hombre es feliz, cuando cuerpo y espíritu están unidos y bien desarrollados.

Para que se de esto es muy importante aclarar que existen tres tipos de sociedades básicas: familia, sociedad y estado.

El bien común incluye todos los elementos de que hemos venido hablando; ello es verdad hasta el punto de que si alguno falta, los restantes quedan amenazados por el desequilibrio consiguiente, de un modo análogo a lo que acontece en un organismo vivo si se le quita una de sus partes o si alguna de ellas no funciona con la conveniente corrección.

Todo ello, en definitiva, significa que el bien común posee una verdadera “estructura”, de suerte que los elementos que lo integran deben ser concebidos como parte de una unidad superior, que es la que en verdad constituye el bien de la sociedad como tal.

En concreto…

Los valores están relacionados con las grandes convicciones humanas de lo que es bueno, de lo que es mejor y de lo que es óptimo; ellos tienen la facultad, en sí mismos, de propiciar alegría, satisfacción y felicidad a quienes los poseen, aun cuando, algunas veces duelan y que por tanto, ellos son fundamentales en la búsqueda de la plena realización humana.

Además conviene recordar que los valores personales, por sí mismos, no son susceptibles de ser percibidos directamente por los demás; su percepción sólo es posible mediante las actitudes que instante tras instante, de manera constante, e inequívoca revelan la propia jerarquía de los valores.

Son las actitudes positivas, esas disposiciones permanentes de ánimo, para obrar en constancia con las grandes convicciones de lo que es bueno, mejor y óptimo, las que nos permiten descubrir qué valores posee una persona. Las actitudes son la demostración tangible de los valores.

A partir de su afloración, las actitudes inician una cadena incontrolable de contagios. Quien recibe una actitud positiva, está en condiciones óptimas de ofrecer actitudes igualmente positivas a los demás; pero quien recibe una actitud negativa, se siente tentado a actuar de igual manera frente a otros.

Por lo anterior, se vuelve urgente que los seres humanos mantengamos un estricto control sobre nuestras actitudes y busquemos asiduamente ser protagonistas de las actitudes siempre positivas.

Así mismo el mejoramiento de las actitudes en el hogar, en la escuela, en la sociedad, en todos los ámbitos, será el logro fundamental en el que nos desarrollemos como personas y así lograremos hacer más humana y placentera la convivencia.

“No olvidemos jamás que los valores engrandecen a quienes los pregonan y perfeccionan a quienes los poseen.”

Volver al inicio de la página

Atrás

 Principal ] Arriba ]

Envíe un mensaje a informatica@conampros.gob.mx con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2005 Comité Nacional Mixto de Protección al Salario
Última modificación: 20 de June de 2012